Divine Right

octubre 30, 2010

“Es que es el regreso de Jim Lee” decian entonces, que tenia rato que no hacia ninguna serie desde que había dejado de dibujar a los Wildcats, Jim Lee, quien habia sido uno de mis dibujantes favoritos durante su etapa con Claremont en los X-Men, por supuesto le dí la oportunidad, perooooooooooo, el comic aunque muy bien dibujado no termina de cuajar, algo me pasa con Jim Lee, y es que sus clones se han encargado de sobresaturar y sobre-exponer su estilo, entonces ya no sorprende, y este guión tan planito, en el que el joven Max Faraday, por “error” baja un virus de su compu, (que luego quesque no fue error, que era “el elegido”) que resulta le otorga poderes y el “secreto de la creación” o una jalada así, ya ni me acuerdo como le decian, y tiene que lidiar con eso y salir de su “vida normal” como repartidor de pizzas, creo que este comic es el epítome del cliché del cliché del cliché, argumentos que se han leido una y otra vez y que por obviedad deja todo muy predecible, aun con sus intentos de hacerlo ameno y agregarle chascarrillos por allí.

Punto y aparte que el propio Jim Lee se autoretrata en uno de los personajes, el del mejor amigo de Max, salvo que sean muy, pero muuuuy fans de Jim Lee, es un comic olvidable, ni siquiera es entretenido, yo le dejo un 6 y solo por el dibujo de Lee.

Anuncios