Apendicitis

agosto 31, 2011

Mi apéndice

Empezó el sabado, fuí a festejarle el cumpleaños a una amiga, compramos pastel, cooperé para las carnitas, estuve con el abuelo viendo futbol mexicano (sic) pero sentía cierto malestar y sueño, pensaba que era porque me había desvelado, tenía algunos días sin dormir bien, me fuí de allí a las 10 de la noche.

4 horas y  media despues daba vueltas en mi cama, eran las 2:30 a.m. sentía dolor en el abdomen, como cuando quieres hacer del baño, y a eso fuí, me senté en la taza y nada, regresé a mí cama pero el dolor no me dejaba, dieron las 3, volví al baño, ahora con nauseas, el dolor se hacía mas fuerte, mas intenso, mas localizado, muy agudo, mi mamá es médico, me visita los fines de semana, no pude mas y fuí a despertarla “Mamá, me duele horrible el abdomen” ¿Qué comiste? me preguntaba, “¿serían las carnitas? ¿no estaban frescas?” No importaba, el dolor se hacía mas y mas fuerte, como nunca antes había sentido dolor, me dió medicamento pero poco hacía, vomité un par de veces, me sentía muy mal, ya notaba que tenía calentura.

Dieron las 6 de la mañana, 3 horas en que el dolor se volvió mas intenso, yo no tengo seguro medico, mi mamá me llevó al hospital general, ella manejó, yo apenas podía mantenerme en pie, caminaba encorvado, me dolía mucho mi adbomen, sobre todo del lado derecho, al llegar al área de urgencias nos dijeron que había que esperar hasta las 9, no había doctor a cargo, molesta mi mamá me llevó a una clínica particular, se llama San Luis, en el fraccionamiento Reforma, ya eran las 7 de la mañana.

Allí rapidamente tomaron mis datos, me trajeron una silla de ruedas, me llevaron al cuarto 301, me dieron esas batas horribles e incomodas que dejan tu espalda y nalgas descubiertas, esperé un poco, llegó la doctora, me hizo preguntas, palpó mi abdomen, mandó a hacerme análisis y ordenó un ultrasonido, checaron mi sangre, y hacía las 8 hicieron el ultrasonido en un cuarto donde el clima estaba helado, yo con temperatura moría de frío, allí otro medico volvió a palparme, mas preguntas, las mismas que antes, solo quería que terminaran, me regresaron a mi cuarto, “sí, está confirmado, es una apendicitis y también el intestino esta dañado, se le tiene que quitar ya mismo, hay que operar”.

Jamás me habían operado, llegó todo de sorpresa, me insertaron con una aguja en la mano una manguerilla que conectaba suero, necesitaba liquido, el dolor era demasiado intenso, no lo soportaba, solo quería que me operaran y lo quitaran, había que esperar, estaban haciendo cesarea en el quirofano, llegó el Dr. que iba a operarme, de nuevo me hizo las mismas preguntas que los dos anteriores, vilvió a palpar en los mismo lugares, me dolía el doble que antes, me dijo que estaría bien.

Como a las 9 y minutos me llevaron al quirofano, me cambiaron a una camilla y como pasa en las peliculas, veía el techo del largo pasillo, llegué al quirofano, iluminado con esas potentes luces, todos mirandome, sentía que me inyectaban por la espalda, en las piernas, y empezaron a cortar, creí que yo estaría dormido, pero no, estaba despierto, sentía todo, al primer quejido que hice creo que me inyectaron mas, ya no supe de mí.

No sé cuanto tiempo pasó, quiza 2 horas, quiza 4, desperté y estaba mi abue, mi tío y mi mamá, y me sentía apretado, las vendas me apretaban, les dije que me las aflojaran, el dolor aunque menor, aun seguía, vino una enfermera y agregó un analgesico aparte del suero, me calmó un poco, dormía y despertaba cada vez que llegaban a revisarme, quería orinar, quería hacer del 2, no había hecho desde el sabado, tuve que esperar hasta que estuve solo el domingo por la tarde para pararme y orinar parado, riquisimo, el dolor bajó mas.

Me dieron de alta el lunes por la tarde, aun traigo una venda, hoy por la tarde me quitaron el penrose (¿así se escribe?) y checaron mi herida, ¡12 puntadas! Debido a que mi intestino estaba muy inflamado, ya me explicaron que unas horas mas se hubiese vuelto peritonitis, mucho mas grave y mortal, que tuve suerte, que practicamente volví a nacer, si esas intervenciones quirurgicas no se hacen rápido, la gente muere, la recuperación será larga, 40 días a partir de la operación, van 3, faltan 37, el lunes me quitan las puntadas, el martes regreso a trabajar, y hasta principios de Octubre podré volver a entrenar, cambiar habitos alimenticios, de trabajo, sociales, serán una necesidad, he estado bien cuidado, me han dado “jarabe de cariño y dos pastillas de alegría” Mis amigos, quienes me aprecian, me han manifestado su afecto, ¿que mas puedo pedir? Estoy vivo, gracias.

Anuncios