De abogados

septiembre 20, 2011

Por la mañana estuve platicando con un amigo de mi papá que es abogado, ya le conté como estuvo todo el show, tomó nota de todo, el nombre del sujeto, copió el mensaje que me mandó de su celular, tomó fotos, y demas detallitos, me dijo que no me preocupara, de hecho me dijo que esperara en caso de que a este individuo se le ocurriera hacer algo, de mientras ya tiene documentos listos, habló por telefono con un juez amigo de él, y que cualquier cosa que pasara en seguida veriamos que hacer en el ministerio público.

¿Estoy mas tranquilo? No, porque aunque voy a la mitad de mi recuperación, me siento vulnerable en la calle, estando bien fisicamente podría defenderme de cualquier agresión, pero así como estoy, siento todo el tiempo como si me hubieran dado un golpe donde tengo la cicatriz, y luego despues de estar sentado un rato también me molesta, lo peor de todo es… ¿que necesidad de estar pasando por esto? Yo que tengo un record impecable con mis pacientes, pues ya veremos que pasa, yo la neta no tengo ganas de estar en pleitos legales, pero tampoco voy a dejar que pasen encima de mí, si accedo a atenderlo como quería cuando se le daba su gana, al rato hasta me iba a tronar los dedos para trabajarle, y de ninguna manera voy a permitir que se me falte al respeto en algo tan sagrado como mi trabajo, gracias a eso como, gracias a eso vivo.

Anuncios