Mi hermano

febrero 7, 2012

Carlos Miguel Hernández Cedillo, mi hermano menor, murió el 7 de Febrero del 2004, hace 8 años, tenía 24 años, y ha sido una de las experiencias más dolorosas que he vivido.

Carlos Miguel nació el 11 de Diciembre del 79 en el D.F. Todos en mi familia son del D.F. menos yo, yo nací en Veracruz, y como mi papá era militar nos cambiaban a cada rato de casa, la foto de aquí arriba debió ser cuando viviamos en Chiapas, supongo, mi mamá me cuenta que yo estaba encantado de tener un hermanito, me metía a su cuna para jugar con él.

Los primeros recuerdos de mi vida son con él, me acuerdo cuando viviamos en Teotihuacan, donde están las pirámides, estuvimos primero en el kinder del ejercito y luego nos cambiaron al que era particular de unas monjitas, ese quedaba lejos de donde vivíamos, y con lejos me refiero a bastante lejos, 20 o 30 cuadras, había que caminar un buen tramo junto a la carretera, una vez en ese kinder Carlos Miguel se perdió, estaba chiquitillo, debe haber tenido 4 años, salimos de clases, yo esperé a que llegaran mis papás, pero a el ya no lo ví, mis papás lo buscaron y nada, hasta que llegó un vecino para avisarle a mi mamá que mi hermano ya estaba en mi casa, se le hizo fácil caminarse esa distancia, jejeje, que loco.

El siempre fue así desde chiquito, muy intrepido, y era un gran compañero de juegos, teníamos un bote de plastico que yo veía gigantesco, debió ser como de un metro de altura, yo lo veía enorme, y lo tumbabamos para que cayeran todos los juguetes, y armabamos “ciudades” donde paseaban los demas muñequitos.

Desde siempre fue muy extrovertido, tenía mucha facilidad para hacer amistades, a mí siempre me costo trabajo, nos cambiabamos de casa muy seguido, a veces hasta de ciudad o de estado, para mí no era fácil  ser “el nuevo” todo el tiempo, creo que eso me hizo algo tímido, pero a el parecía que el hecho de mudarnos tan frecuentemente no le afectaba en lo absoluto, mientras yo casí siempre me quedaba en casa a dibujar, el salía a jugar con sus amigos, estaba arriba de algún arbol, o corriendo, como corría, corría rápidismo.

Me acuerdo que le costaba mucho trabajo ahorrar, mi papá nos había regalado unas alcancías de cochinitos para ahorrar, pero el le hizo un hueco por abajo al cochino, mi papá nos daba nuestro “domingo” y el punto era ahorrar una parte, y el hacía la faramaya de ahorrar y al rato ya estaba sacando el dinero para gastarselo todo en dulces, jejeje, no le duraba el dinero.

Una vez se me ocurrió a mí hacer un negocio que según yo nos iba a hacer ricos, ahhhh, desde chiquito ya bien empresario, jejeje, empezamos a ahorrar para comprar titeres en el mercado, una vez que tuvimos una docena de titeres pusimos letreros en las tiendas y en la tortilleria de “Gran función de teatro guiñol” jajaja, y ¡bolas! que nos va muy bien, sí sacamos una buena lana, fueron un montón de chavitos a la casa, y psss ni guión ni nada, entre mi hermano y yo pura improvisación, ni sé de que se trataban las funciones, yo solo me acuerdo que poniamos a los titeres en el piso, dabamos la función desde atras de un sillón, agarrabamos el primer titere que veíamos y lo poníamos a hablar, hasta que ya no se nos ocurriera nada y cambiabamos de titere, jajajaja, y eran funciones de 2 horas ¿De donde sacabamos historias? Ni idea, pero siempre me seguía la corriente.

De vacaciones era tradición ir a Veracruz, a casa de mi abue, allí jugabamos con nuestros primos, con Ethel, con Rico y con Lucha, wow, me fascinaban las vacaciones porque sabía que era pura diversión, juegos, risas, comer rico, allí andabamos los 5 chamacos corriendo por todos lados.

Estuvimos juntos la primaria (en las 7 escuelas en las que estuvimos), en secundaria, en prepa ya no, el estuvo en una partícular;  a mi hermano le encantaba la fiesta, se escapaba en las noches para ir de antro, luego a mi papá lo cambiaron a otra ciudad a vivir, a Martínez de la Torre, al norte de Veracruz, allí ya no lo seguimos, por la escuela, pero mi mamá se iba a verlo todos los fines de semana y nos dejaba solos en casa, 2 pubertos solos todo el fin de semana, no escribo todo lo que hicimos allí pa´no espantarlos, pero hay cada anecdota, jajajaja, en fin…

La relación con mi papá no era muy cordial, ellos en ese tiempo no se llevaban bien, así que a apenas cumplió 18 se fue de la casa, vivió un tiempo con una tía y luego consiguió rentar un lugar propio, se la pasaba de trabajo en trabajo, estuvo de mesero en restaurantes, de empleado en tiendas departamentales, en centro comerciales, hizo de todo, su gran pasión era el teatro, yo me le pegué en el primer grupo de teatro al que se metió, lo que nos llevó a cambiarnos a otro grupo y hacer Jesucristo Superestrella, yo allí le paré, pero el le siguió, estuvo en muchisimas obras, de verdad disfrutaba ser actor, salió en infinidad de películas de extra, en obras de teatro, en comerciales.

Creo que sentía que defraudaba a mi papá, el gran conflicto era que no tenía una “carrera real”, estudió publicidad y mercadotecnia en una escuela partícular muy costosa, lo dejó al año, luego estudió para técnico dental, más por quedar bien con mi papá que porque realmente le gustara, esa la terminó, antes de fallecer se había metido a estudiar ingeniería en el I.T.Mar, hizo como año y medio, ya no pudo terminar.

Nosotros sabiamos que estaba mal y que ya no tenía remedio, se iba a morir, y verlo haciendose más y más flaquito, ver que ya no podía hacer cosas básicas como caminar o comer, que ya no veía bien, fue muy doloroso, caras tristes todo el tiempo, los últimos días fueron los peores, cuando se empezó a poner mal mis papás lo trajeron a la casa para cuidarlo, y yo escuchaba sus quejidos de dolor desde mi recamara, creo que un par de días antes de que muriera encontré a mi mamá llorando y rezando porque ya se lo llevaran, ya no quería que sufriera, 2 días despues, el 7 de Febrero de hace 8 años, muy tempranito, como a las 7 de la mañana murió.

Su funeral estuvo lleno de gente, fueron muchisimos amigos de el, era muy amiguero, la sensación era rara, como si te diera “gusto” ver a tanta gente y a tanta familia que no veías desde hace mucho tiempo, pero saber que el motivo era porque querían despedirse de mi hermano era muy triste, yo me acuerdo que estuve fuerte todo el tiempo, tratando de consolar a los demas familiares, cuya noticia para ellos había sido una sorpresa, mi novia en ese tiempo estaba de viaje, regresó ese día para acompañarme, cuando llegó ella no pude más y rompí en llanto, me alegro de haberla tenido a mi lado entonces, de no haberme desahogado con ella no se que hubiera hecho.

Cuatro años despues se murió mi Papá (De eso ya escribí aquí una vez), solo quedamos mi Mamá y yo, mi Mamá se fue a vivir a otra ciudad hace unos años, y me he quedado solo, y es una soledad que pesa, a veces pesa demasiado, me gustaría que Carlos estuviera aun aquí, curiosamente los últimos años que vivíamos juntos peleabamos todo el tiempo, pero cuando se fue nuestra relación mejoró muchisimo, lo extraño, me gustaría poder platicar con el, me gustaría contarle todo lo que está pasando ahora, como a veces me siento muy triste, su ausencia todavía se siente, Carlos Miguel, donde quiera que estes, te quiero mucho.

Anuncios