El Támesis

febrero 12, 2012

Miguelito junto al Támesis.

Uno de los lugares que más me gustó visitar del otro lado del charco fue el río Támesis, específicamente el lado contrario a donde está el palacio de Westminster, osea, cruzando el puente, y en este post les voy a decir porqué.

En seguida al cruzar te encuentras con 3 cosas, el London eye, del que ya les conté en un post previo, que es una ruedota de la fortuna con cabinas gigantes para que la gente vea la ciudad desde las alturas, abajo pueden encontrar el acuario de Londres, en cuya entrada está un enorme pingüino, y juntito, una casa del terror y de muerte, yo no lo sabía hasta llegar allá, pero a los Ingleses se ve que les late la adrenalina, porque hay de esas casas del horror por todas partes…

Caminar desde allí hacía el puente de las torres es toda una experiencia, hay un edificio que es iluminado con letras que van pasando diciendo varios mensajes, creo que hasta la hora ponían…

A lo largo del río, hay todo tipo de negocios, venden libros con ediciones viejas, hay restaurantes, ví estas pistas para los patinetos, hay carruseles, museos, teatros…

La parte que más me gustó del río curiosamente era la que menos actividad comercial tenía, pero era sin duda la más romántica, te dá un mood enseguida acaramelado, que ganas de andar en esa parte con tu chava, todo está arreglado cual película romántica, los arboles están llenos de luces, hay algunos señores que venden cacahuates y nueces acaremeladas, entonces el aire frío y la brisa que se siente deja un aroma dulce, y luego la iluminación es muy tenue, había incluso un parque muy bonito cuyas bancas estaban iluminadas desde abajo, las luces estaban en el piso, y todo eso daba un ambiente y una sensación muy padre, con muchas ganas de pasear de la mano con tu novia allí, regresaré algún día y lo haré, espero que sea pronto…

De pronto, había partes que no podías caminar juntito al rió, ya sea porque tapaba algún edificio o algún puente, entonces había que desviarse por abajo de los puentes en unos tuneles, o por las calles, en una de esas calles tenían esos grupos de casas con su jardin privado, como el que sale en la película de Julia Roberts y Hugh Grant, la de “Un lugar llamado Notting Hill”, que por cierto es muy cerca de allí…

También ví al otro lado del río la catedral de St. Paul, y es casí como si estuvieras viendo una película de “James Bond o de Mission Imposible”, la iluminan padre ¿No? En la de “The imaginarium of Doctor Parnassus” es donde se ve mejor, justo en esta última pelí aparecen un montón de lugares junto al Támesis, donde yo estuve, ver esas películas ahora y poder decir ¡Hey! ¡Yo estuve allí! le da cierto saborcito especial a los recuerdos…

En otras partes donde también te desviabas del río era padre porqué  está lleno de negocitos, y bares, pubs les dicen allá, restaurantes, que por cierto anunciaban el platillo típico que era “Fish and chips”, había antros, los tuneles aparte tenían iluminación chida, algunos proyectaban luces en el techo abovedado, laser, o luces en el suelo, totalmente al estilo “Billy Jean” de Michael Jackson, barcos pirata, allí en los túneles había “casitas de terror” también, en una tenián en la puerta hasta arriba cabezas decapitadas en unas lanzas, ¡Genial! ¿No?

Un gatito íngles.

Y ya, con eso los dejo por el momento, luego les sigo contando más de Londres, bye.

Anuncios