London Bridge

febrero 17, 2012

Seguimos caminando junto al Támesis, nuestra meta estaba cada vez más cerca, y de nuevo había partes en que no podíamos seguir juntito al río y teniamos que desviarnos por las calles paralelas, en una de esas vimos otra casita del terror, el London Dungeon…

Luego nos encontramos con una plazita que se me hizo conocida ¡Claro! Es donde esa parejita se encuentra  al final de la película de Clint Eastwood “Más allá de la vida”, no recuerdo como se llamaba…

Allí mismo estaban estas cabinas telefonicas tán clásicas y que a todo el mundo nos remite a Londres…

Y por fin podíamos ver el London Bridge, aún faltaba un tramito pero ya estabamos muy cerca…

El puente es muy bonito, y tuvimos suerte de que nos tocó un día bastante claro y fresco, porque Londres tiene fama de lluvioso, pero no nos cayó ni una sola gota, me dió mucha curiosidad unos barcos-antros que hay por allí, la chavisa se junta en unos “muelles” junto al río, chavas muy guapas, con vestidito nocturno, microfalditas, bien arregladitas y esperan a que lleguen estos barcos que traen luces y música y pasan por buena parte del río, justo debajo del puente, también tuvimos suerte y nos tocó ver como se abría, luego les pongo un video para que chequen ambas cosas…

Cruzando el puente se puede ver un enorme castillo al que llaman “la torre de Londres”…

Tenían unos leones maniquies 😛 jeje

Curiosamente de ese lado del río está todo mucho más desierto, casi no hay negocios, ni restaurantes, había poca gente, algunas partes se veían siniestras, no por su aspecto, estaba todo limpio, si no porque estaba todo demasiado vacío, cual película de suspenso donde no hay gente y parece ciudad abandonada, entonces vas más alerta porque no vaya a ser la de malas de que se quisieran aprovechar de los turistas, pero no, no nos pasó nada, absolutamente tranquilo todo el recorrido hasta que llegas a la parte de los “muelles” que les había dicho y aquí ya se veía mucho más gente…

Me tomó de novedad ver un obelisco y unas esfinges por allí…

Ya estabamos muy cansados y con mucha hambre, llegamos al punto donde habíamos llegado al Támesis, pasamos de nuevo por los enormes parques, junto al palacio de Buckingham y camino a nuestro hotel había un montón de pubs, teníamos mucha curiosidad de probar aquel platillo típico que tanto anunciaban allá en todos los lugares para comer, “Fish and chips” El pub al que entramos estaba bonito, era tan, tan… íngles, jejeje, fuí con la Bar-tender, le estaba pidiendo de cenar en mi íngles britanico :P, y que me empieza a hablar en español, yo ni lo ví venir porque era rubia, pensaba que era oriunda, y yo así de “Que chido”, una chava muy agradable, resultó que era una brasileña que ya tenía algunos años viviendo allí, estaba embarazada, y bien amable me hizo platica, que de donde era, que si me había gustado Londres, que qué había hecho, me platicó como llegó desde Brasil hasta allá, de su novio, de su embarazo, muy chida ella, me cayó superbien…

Y me sirvió mi “Fish and chips” (Pescado y papas) por supuesto, estaba rico, aunque para mi gusto le faltaba algo de sal y uno que otro condimento, pero era tanto mi cansancio y tanta mi hambre que me supo a gloria…

Cenamos, todavía pasamos a una tienda a comprar souvenirs y ya nos fuimos a nuestro hotel, cansadisimos, yo me acuerdo que llegué a mí “cama” jeje, la parte de arriba de la litera, me acosté y ya no supe más, luego les sigo contando.

Anuncios