Colmar

febrero 25, 2012

Despues de todo el estres en Inglaterra, el viaje estuvo bastante tranqui hasta llegar al aeropuerto de Basel-Mulhouse- Freiburg, este punto es curioso, en este lugar se juntan Suiza, Alemania y Francia, es como estar en 3 países en uno, ja, pero nosotros ibamos a Colmar, Colmar pertenece a Francia, escogí ese destino porque allí vive mi amiga Montse, ya había quedado con ella para que fuera por nosotros al aeropuerto, pero en el ajetreo del viaje había olvidado re-confirmar, afortunadamente Montse se acordó y llegó al aeropuerto por nosotros, en el aeropuerto había una maquina expendedora de pizzas, así como la de refrescos, ya no le pude tomar foto, chin.

Tomamos un autobus para llegar a la estación de trenes, y de allí ya nos fuimos hasta Colmar, al llegar a Colmar de lo primero que te das cuenta es que es una pequeña ciudad que se parece mucho a los pueblitos de navidad de Coca Cola, la arquitectura de sus edificios y casas es muy alemana, entendible, ya que algún tiempo estuvo ocupada por los alemanes, dejamos a las chicas en su hotel, y yo fuí a dejar mis casa con Montse, me quedé con ella y su novio, ya saben, para ahorrar gastos, de allí volvimos por Nora y Maggie y nos fuimos a dar un vistazo a la ciudad, tengo que hacer notar que en Europa oscurece muy temprano, creo que apenas eran como las 7 de la noche y ya todo el mundo había cerrado, están acostumbrados así, como es un lugar donde normalmente hace mucho frío la gente prefiere estar calientita en su casa, ese día estabamos a 5 grados…

Los aparadores de las tiendas son muy bonitos, de inmediato es inevitable compararlo con lo que ves en México, allí se preocupan mucho por hacer que las cosas que venden sean atractivas, todo se te antoja, todo te lo quieres llevar, de lo que sea, desde un piano, un sueter hasta un muñequito de santa…

Luna llena esa noche, y ya teníamos hambre, así que Montse nos llevó a un restaurante a comer comida típica de Colmar, yummi, aquí los dejo, luego les cuento de la cena… Au revoir!!!

Anuncios