Roma

marzo 17, 2012

Salimos tempranito de Colmar, a las 6 de la mañana, tomamos tren y luego autobus para llegar al aeropuerto de Mulhouse, a esperar un ratito a que saliera nuestro avión a Roma 😀

Llegamos rápidisimo, creo que fueron un par de horas y ya estabamos allí en el aeropuerto Leonardo DaVinci, allí yo era el encargado pues había hecho esa reservación, previamente los días anteriores me había puesto de acuerdo con Luca vía e-mail para saber como llegar del aeropuerto a la ciudad de Roma, Luca es el dueño del lugar donde nos quedamos y ya me había dado todo tipo de indicaciones sobre como llegar, aparte debo decirles que el italiano es casi entendible, se parece mucho al español, así que no tuvimos realmente problemas para comunicarnos, de cualquier forma en todas partes de la terminal aerea hay modulos de información, allí nos dijeron donde tomar el autobus para ir al centro de Roma.

Todavía era bastante temprano, creo que eran como las 10 u 11 cuando llegamos a Roma, y sí se debió hacer como una hora más o menos el bus en llegar hasta el mero centro, la verdad es que en todos los lugares a los que fuímos nuestros hospedajes siempre estuvieron muy bien ubicados, el trayecto la verdad es que me recordó mucho al DF, la parte “nueva”, la de los alrededores de la ciudad se parece demasiado al DF, el estilo arquitectonico es parecidísimo, las calles, la gente, pero conforme ibamos acercandonos al centro se iba alejando esa similaridad y empezabamos a ver edificios realmente bonitos, de nuevo en una onda muy europea, en esta parte tan historica de Roma…

Llegamos allí al centro, bajamos del autobus y caminamos escasas 4 cuadras para llegar a nuestro hotel, donde nos recibiría Andrea, el hijo de Luca (sí, ya sé que tiene nombre de mujer) y mis amigas suspiraban por el, quesque muy carita, yo si puedo corroborarles que las chavas más guapas que ví en Europa, las ví en Italia, las italianas son superbonitas, verdaderamente ir por las calles era como caminar por una pasarela de diseñadores bien acá, hermosisimas las chavas, facciones finitas, ojos claros, altas, delgadas, así como siempre las ando pidiendo, creo que lo único malo es que la mayoría son fumadoras, como que no me latió mucho eso, en fin… Andrea nos recibió, dejamos nuestras cosas y estabamos hambrientos, bajamos y a la vuelta encontramos un restaurancito muy pintoresco, ahora sí, valga la redundancia muy italiano y allí nos metimos, que en realidad fue nuestra segunda opción, porque al primero al que fuimos estaba cerrado, eso noté mucho de allá de europa, abren por la mañana, cierran toda la tarde, y hasta la noche vuelven a abrir, bue… a los restaurantes me refiero yo, la mayoría, que no todos…

Allí cada quien pidió su pizza, la autentica pizza italiana, muy rica, cual sería nuestra sorpresa, que sin saberlo resultó que ese era uno de los restaurantes más típicos y famosos de Roma, toda una serie de celebridades han estado allí, allí arribita se ve la pizza que pedí, más abajito está la foto del dueño con Francis Ford Coppola, y en las demas fotos se veía a Valeria Mazza, Laura Paussini, etc, etc, celebridades así bien cañonas y famosas en todo el mundo, por supuesto faltaba nuestra foto, Nora, Maggie y yo. Ni me pregunten como se llamaba, creo que grota azurra o algo así…

Regresamos a nuestra suite para encontrarnos con Luca y ya nos hizo todo tipo de consejos, anotaciones, nos regaló un mapa, nos dijo que visitar, y pues ya, el tiempo apremiaba y ya sabíamos que en Europa anochece temprano, así que nos fuimos hacia la parte historica, caminamos hacía unos edificios muy bonitos que son los tribunales, esta de arriba es una puerta de allí…

Este edificio de los tribunales está pegadito al río Tíber, que atraviesa Roma, justo allí hay varios puentes, frente al edificio había uno, pero el tiempo estaba chispeante y comenzó a lloviznar, pero de eso amigos bloggers les seguiré contando en el siguiente post 😉

Anuncios