Roma de noche.

marzo 19, 2012

Cruzamos el río Tiber y llegamos a esta parte antiquisima de Roma, el meritito centro de la ciudad de la que alguna vez fue la capital del mundo en la antigüedad, todas estas ruinas y estos edificios de miles de años escondidos entre edificios mucho más modernos, practicamente un viaje al pasado en muchos sentidos, totalmente emocionante, no exagero al decir que a cada cuadra hay algo que ver, alguna fuente, alguna escultura, edificios, en fin, es muy bonito.

Luca nos había regalado un mapita para poder encontrar los lugares importantes, y en parte también para no perdernos, las calles son angostas y laberinticas, algunas superangostas y otras más o menos amplias, pero no hay un sentido especifico vial, no hay un cuadriculado especifico, de pronto una calle no va precisamente en línea recta, a veces se curva, en fin, laberintico, el primer punto al que llegamos fue a la fuente de los cuatro riós, foto aquí arribita y abajo…

La fuente no está solita, está en medio de una plazita, plaza Navona, y está rodeada de cafés restaurantes, artistas que hacen retratos, otra fuente más, en fin, hay mucho que ver, ahora, la fuente principal, la de los cuatro ríos es impresionante, y luego la iluminación le da una belleza perrisima, creo que ir y verla de noche es la onda.

Y nos empezó a llover, seguimos caminando, aquí arriba lo que les decía, de pronto las calles se curveaban, o triangulaban, etc, etc.

Seguimos caminando entre las estrechas calles para llegar al panteón, lugar donde están enterrados los restos de varios emperadores de Roma…

Yo sé que lo repito mucho, pero no me cansaré de hacerlo, es como estar en una película, más aquí que hay infinidad de películas de Griegos y Romanos, con esta arquitectura tan particular, con columnas grandisimas y altisimas, nonono, impresionante, y eso solo por fuera, te dejaba sin aliento el edificio, pero entrar en el es toda una experiencia…

La boveda del techo es un rollo aparte, ¿Como construirían una cosa de esa magnitud? Y tan perfecta, y su piso de marmol, y sus estatuas, nomas que como había llovido estaba todo mojado al centro…

Despues de estar un buen rato allí, maravillados todos, sabíamos que el tiempo seguía y teníamos que conocer más de la ciudad, así que seguimos nuestro camino, no sin antes ver el obelisco frente al panteón y tomar algunas fotos más en esa plaza al frente, que se llama la plaza de la rotonda, tambien rodeadas de restaurantes, cafés y tiendas…

Iba a seguir escribiendo sobre esa noche, pero justo lo que sigue se merece su propio post, así que lo dejo pendiente 😉 Que pasen chida semana.

Anuncios