Cenando en Roma

abril 7, 2012

Seguimos caminando por las calles empedradas de Roma mientras la luna llena nos iluminaba, teníamos ahora que salir de la zona antigüa y cruzar el río Tiber para llegar al restaurante que nos había recomendado Luca, por supuesto llevabamos nuestro mapa, porque las calles en Roma (Y en general en Europa) son laberínticas, como que hacían sus calles dependiendo del río o de los edificios principales y se iban extendiendo cual onda, no sé, muy extraño…

Total que caminamos varias calles y llegamos a una zona muy bonita de varios restaurantes, no encontrabamos el nuestro, pero ya habíamos visto varios a los que podíamos entrar en caso de que no encontraramos la dirección, aun así no estabamos dispuestos a rendirnos tan fácil, así que caminamos hasta dar con una calle larga, curioso es que no había mucha gente por la calle, y a pesar de estar desolado, ser de noche y estar en un país ajeno, la verdad es que me sentía bastante seguro, y por fin lo encontramos…

No recuerdo como se llamaba el restaurante, pero era el típico restaurante italiano como se ve en las películas, ya saben, manteles cuadriculados, cuadros con pinturas y fotos de Italia, muchas plantas, afuera hacía algo de frio, pero allí estaba bastante calido, como podran ver en el menú los precios estaban en un ojo de la cara y considerando que el euro estaba en 20 pesos, pues hagan cuentas, aun así, en realidad nada diferente a lo que te podría cobrar un buen restaurante aquí en México, así que me dí mi lujito y comí muy bien, pedí mis macarrones a los 4 quesos (maccaroncini ai quattro formaggi) y mi filete a la parrilla (Filetto de manzo alla griglia) Ufff, ambos exquisitos, los macarrones muy suaves, cremositos, el queso se derretía en tu boca, fenomenal, y del filete ni hablar, que cosa más rica, lo acompañé con agua, allá es curioso que no te dan tú agua embotellada como aquí, te sirven agua en una botella que parece de vino, todo bien elegante, y con hambre despues de la caminata nocturna me supo deliciosa mi cena, de lo más rico que probé en Italia.

Ya estabamos cansados y con sueño, había que regresar a nuestro hotel, que estaba relativamente cerca, así que caminamos todavía pasando junto a unos puentes y al castillo San Angelo, que me dijeron que algúna vez sirvió para torturar gente.

Yo se que es una estupidez que lo diga, pero llegamos a nuestra suite, y quiero que vean unas cosas, abajo se ve el cuarto donde nos quedamos, a mí me pusieron un sofá donde dormí aparte, las chicas se quedaron en la cama, y más abajo se ve el baño, llegamos bien cansados, pusimos la tele, me acuerdo que estaban los mtv euromusic awards, y me metí a bañar, y este punto tengo que resaltarlo, que rico baño, lo que señala la flecha es la regadera, que es una placa rectangular como de  40 x 40, llena de agujeros de donde sale agua y que experiencia, es otro mundo bañarse con esa regaderota, como si estuvieras bajo la lluvia, no he visto aquí de esas pero en cuanto la vea la voy a adquirir, jejeje, que diferencia al baño de Londres, en fin. ¿Nunca lo he mencionado? Soy fan de bañarme…

Ya luego les sigo contando más, se ven.

Anuncios