Pisa de noche

julio 11, 2012

https://i1.wp.com/img.photobucket.com/albums/v663/miguelangelh/miguelangelh3%202012/053.jpg

El rio Arno de noche se ve precioso, sobre todo porque las luminarias se reflejan en el río cual llamas y da una vista muy bonita, me quedé en que estaba hasta arriba de la torre de Pisa, entonces bajé para buscar a mis compañeritas de viaje, rápido dí con Nora y me llevó hasta donde estaba Maggie, que la estaba “ligando” un polaco que ni idea como se pronuncie su nombre, Nora le dice Makesh, yo le decía Mach 😛 jejeje, el caso es que el vato desde ese momento se pegó cual remora…

No le dimos mucha importancia y nos fuimos a comer gelattos a donde Michele, nuestro anfitrión nos había recomendado ir, porque según esto, son los helados más ricos del mundo, debo decir que no mintió, efectivamente son exquisitos, y aparte estaban más baratos que en Roma, me comí 3 de jalón, yummmiiii…

Hasta a la empleada detras del mostrador le daba risa, no se puede quejar, fuí su mejor cliente esa noche, jejeje, de allí nos seguimos caminando por las tiendas que están al centro de la ciudad, bajo los arcos, más que nada para hacer tiempo para que abrieran el restaurant que Michele también nos había recomendado y que hay que decir estuvimos buscando en el mapa un ratito…

Justo ese día había una exposición de Pablo Picasso, pero cuando llegamos ya estaban cerrando el museo, chin, nos la perdimos…

Nos contó Michele que Pisa fue una de las ciudades más castigadas durante la segunda guerra mundial, muchos de sus edificios han tenido que ser rezanados para o volver a construirlos o eliminar las fachadas con hoyos de balas, ¡Que increíble! ¿Cómo puede haber gente que destruya algo tan bonito?

Allí en los arquitos ví muchas cosas que cuando regrese, porque regresaré, voy a comprarme, sobre todo las cajas de colores, ¡Que belleza!

Fumettos 😀

Total que abrieron nuestro restaurante y allí estaba Caterina, una linda camarera hija de la dueña, creo, le fuí a hablar para ver como se llamaba, sonrió, y entonces veo que voltea a ver a nuestra mesa y parecía que ibamos en parejas porque el TETO del Mach tuvo la ocurrencia de reglarale rosas a Maggie, pero también a Nora para que vieran que no estaba TAN perro, y de paso me llevó a la fregada a mí y ya no pude seguir mi ligue con Caterina ¬_¬

Ni modo.

Pero cenamos rico, bueno, más o menos, yo pedí una carne, que me sirvieron lo que parecía una muestra y medio cruda, en fin… Luego les sigo contando, ciao.

 

Anuncios