Llegando a Venecia

julio 17, 2012

Ok, les platico como es la onda, como ya les había contado yo estaba a cargo de todos los hospedajes en Italia, así que previamente le mandé un e-mail a Lorenzo, el dueño de nuestro hostal donde nos quedaríamos en Venecia para avisarle que ya ibamos, el me dió indicaciones de que barco agarrar, en que parada y donde bajarnos, para que el nos buscara, porque Venecia ¡Es un laberinto! Y su hostal ¡No tiene letrero! jajaja, así que era toda una aventura llegar.

Llegamos  a la estación de trenes, caminas tantito y en seguida ves el puerto lleno de gente, y los puentes y las clásicas casitas de Venecia, la verdad es que es muy emocionante, no me cansaré de repetirlo, era como estar en una película de James Bond, me cae, Mach entonces corrió a quedar bien, porque como vió que nos había gustado el gelatto de Pisa, nos compró a todos gelattos de chocolate, muy ricos por cierto, yo saqué dinero del cajero y le llamé a Lorenzo de que ya estabamos allí, me reconfirmó la información y tomamos nuestro barquito, fijense muy bien, hay como unos mapas con las rutas, cual si fueran del metro, y allí vienen los nombres de las paradas, son barcos pequeños, como Ferrys, pero más chicos, aunque tiene asientos para sentarte, casí todos vamos parados, creo que un buen tramo si me tocó asiento, pero luego me paré.

Nosotros nos hospedamos en un hostal muy cerca de la plaza San Marcos, y de la estación de trenes hasta esa zona fue un viajecito como de media hora, pero la llegada fue toda una historia, luego se las cuento, los dejo con un videíto del trayecto, ciao.

 

Anuncios