El Rialto

septiembre 26, 2012

Caminamos entre un montón de pasillos laberínticos, siempre mirando el mapa y aun así era algo enredado caminar allí, a veces si ibamos bien y de pronto llegabamos a alguna intersección equivocada, y teníamos que regresarnos un poco para tomar el camino correcto, en realidad es bastante divertido…

Me dió gusto ver que sacaban a muchos perritos a pasear, todo Venecia es zona pet-friendly 😛

Y llegamos al Rialto, que junto con las gondolas, el puente de los suspiros y la plaza San Marcos, son los simbolos mundialmente famosos de Venecia, mostrado en infinidad de películas, series de tele, comentado en muchos libros, en cómics, en fin, es increíble verlo, estar allí…

El frijolito en el arroz es ver con tristeza que el puente está muy graffiteado, los locales que están arriba del puente son tienditas genéricas como las que encontrarías en cualquier centro comercial donde venden sobre todo souvenirs, joyitas, mascaras, en fin… cosas de esas, pero la vista desde allí es magnífica, me imaginaba ver pasando por abajo del puente a James Bond en una veloz lancha.

Así se ve desde la parte de “en medio” del Rialto.

Lorenzo, nuestro anfitrión, nos había recomendado el restaurante Da Mamo, y estaba muy cerca del Rialto, a unos cuantos metros, de hecho habíamos pasado antes de llegar al puente para ubicarlo pero lo tenían cerrado, apenas iban a “abrir” la cocina (En Europa esto es muy común, cierran los restaurantes toda la tarde y los vuelven a abrir hasta en la noche) Hacía algo de frio allí en Venecia, pero al llegar al Da Mamo tenían calefacción y estaba bastante rico el ambiente allí, y el lugar muy agradable, la verdad es que nos atendieron muy bien, uno de los meseros hasta se enamoró de Nora…

De entrada nos dieron una pequeña hojaldrita dulce pero con una como salsita con base de ¿Almendras? ¿Cacahuates? No supe identificar bien el sabor, riquisimo, y obviamente recibimos nuestras cartas para ordenar, había de todo pero despues de haber pasado por tantos pasillos y caminitos por todo Venecia con olor a pizza, y ya hambrientos y cansados teníamos un antojo impresionante de pizza, la carta tenía toda una sección de pizzas diferentes, todas tenían nombres de los signos del zodiaco, 12 tipos de pizza diferentes…

Mi pizza Bilancia, que es la pizza de libra, mi signo, y, dejenme decirlo por favor, es la pizza más rica que he probado en mi vida, tenía pimiento morron asado con anchosas, especias y muchisimo queso y tomate, y más queso, arghhhh, ya se me antojó de nuevo, de verdad, se los juro, despedía un olor embriagante, y la pasta era bastante gruesa, con el salado justo, y el queso supersuavecito y abundante, riquisimo, disfrute cada mordida, el sabor explotaba en tú boca, las chicas pidieron vino para acompañar su pizza, yo pedí agua natural, te las sirven en botella de cristal, parece vino blanco…

Al final nos regalaron a todos una especie de copita de chocolate rellena de como vainilla con vino, creo, no sé, estaba muy rico, miren allí se ve hasta  la invitación que nos dió Lorenzo, ahhh, porque debo de decir que por haber sido enviados por Lorenzo nos hicieron descuento, si van a Venecia no dejen de visitar Da Mamo, la comida es muy rica, el ambiente es muy agradable, los meseros te atienden muy bien, es gente que se ve que esta de buenas, que les gusta su trabajo, bromean contígo, mucha hospitalidad, altamente recomendable, luego les sigo contando más, ciao.

Anuncios