Nuestra última noche en Europa

octubre 7, 2012

Pues nada que, despues de haber estado un buen rato en la tienda de Futurama Cómics y que nos trataran tan bien, tuve que pasar al cajero por dinero pues había que comprar todavía muchas cosas, Alex nos llevó a una tienda de donde traje horchata de chufa, la chufa es un tuberculo dulce que se da en Valencia, a mí me gustó, pero ya aquí en México quienes lo probaron decían que estaba demasiado dulce, también compré chocolate Valenciano, y arroz Valenciano, y no me acuerdo que más, varias cosas, así que entre el montón de libros que había comprado en Futurama, en la Fnac y en esa tienda llevaba mi bolsa de la Fnac (Que pueden ver en la foto de arriba) bien cargadita, pesaba mucho…

Y ya nos fuimos a recorrer la ciudad, sobra decir que es muy bonita y ese día en particular había muchisimo movimiento, gente por todos lados, la noche estaba fresca, y era joven, teniamos bastante que ver…

No me cansaré de repetir lo limpia que estaba la ciudad, nada de basura en las calles, y es un lugar muy conciente del reciclaje, tenían sus botes especiales donde separabas lo organico y lo inorganico, procuraban tener sus botes de basura casi en cada cuadra, muy bien por ellos…

Una de las cosas que me llamó la atención del centro de Valencia (Que es donde andabamos) es que el tono de las luminarias de las calles es generico, todas son del mismo tono de amarillo y le daba cierta uniformidad a los colores que veias en las calles, bien raro, como si te metieras a una película donde decidieron que todo se iba a ver en tonos sepias, pero es chido porque te hace estar en cierto mood nostálgico…

Noten como hay unos santos decapitados 😛

Había unas calles, como la de aquí arriba, que era la “zona de los chavos” y basicamente era la zona de barecitos, y antros, pero como aun era algo temprano, estaban afuera platicando, las chavas guapisimas, muy, pero que muy bonitas…

Nos fuimos a cenar/beber a uno de los barecitos de esas calles, platicamos un ratito allí, otra de las cosas curiosas a destacar, y que, como bien pueden ver en las fotografías, las calles de Valencia no estan dispuestas en cuadricula, si no que estan como en circulos, Alba nos platicó que cuando fundaron la ciudad y empezaron a hacer las calles, aprovecharon que Valencia está como rodeada por un río, y dispusieron el sentido y la posición de las calles en base al río y a los castillos que estaban al centro, entonces todas las calles como que van en curva, algunas son muy estrechas y más bien circulan por allí en bici, ahhh, porque Valencia es una población superciclista…

Hay mucho arte por las calles, estan llenas de murales, pinturas, graffitis, chequen por ejemplo esta de arriba dedicada a la paella, donde se le ve a unos Valencianos cargando una paella y arriba una gallina y un conejo, que son los 2 ingredientes basicos de la original y autentica paella valenciana…

Seguimos rumbo al piso de Alba y Alex, ya estabamos cansados, las calles ya estaban vacias, era tarde y teniamos que descansar, nuestros vuelos salían al día siguiente y teniamos que recuperar energias para el largo viaje de regreso a casa…

Al día siguiente temprano Nora y yo tomamos un taxi que nos llevó al aeropuerto de Valencia, ya sin Maggie, ella había salido antes, de Valencia tomamos un vuelo a Madrid, y de allí de Madrid hasta Dallas, yo la neta me rayé porque a pesar de que el vuelo estaba llenisimo, me tocó junto a la ventana, dos asientos para mi solito, así que iba a mis anchas, bien comodo, hasta me pude acomodar chido un ratito para dormir…

El menú de regreso, sopa de fideos con pollo, una ensalada, varias galletas y agua, y para la cena (recuerden, fue un vuelo como de 12 horas)…

Una minipizza y uvas, llegamos a Dallas, y para no variar nuestro vuelo a México D.F. se había retrasado, así que tuvimos que esperar algunas horas allí hasta que por fin salió, llegamos muy temprano al día siguiente, pero ya estabamos cansadisimos, muertos, cual zombies 😛  ya el último vuelo, del del D.F. a Veracruz ni lo sentí, llegó en media hora, sentí un poco feo que nadie fue a recogerme al aeropuerto, pero pues vivo solo, ¿Quien me iba a recoger verdad? 😛 Y pues ya, fue una de las experiencias más chidas de mi vida, ya se las he narrado a detalle, estoy seguro que pronto regresaré, probablemente en un par de años, acompañado de mi novia (Que espero tener para ese momento) 😛 y pues nada, gracias por leer, en un futuro y próximo post pondré mis puntos importantes para lanzarse de viaje a Europa.

Anuncios