Ultrapato

mayo 1, 2013

De entre mis compras de FESTO tengo que comentarles sobre Ultrapato, lamentablemente al “dueño” del podcast donde participaba anteriormente, no le pareció suficientemente interesante colocar la entrevista que le hicimos a Edgar Delgado, pero de verdad fue muy agradable platicar con Edgar sobre su carrera como colorista y su publicación de Ultraduck en Arcana (Misma editorial que publicó Poe & Phillips).

  A mediados de los 90´s, ya saben, poco despues del Boom del cómic mexicano, diversas publicaciones, fanzines, te llegaban con información del panorama cómicquero y de los diversos movimientos que había en México de gente que hacía cómic, la leyenda cuenta que en Monterrey tenían un grupo muy fuerte de creativos que se hacían llamar Cygnus y estaban haciendo cosas interesantes, cosas a las que les ponían bastantes ganas.

El título estandarte de Cygnus era Ultrapato, personaje creado por Edgar Delgado, nunca pude leer nada del material original, pero las imágenes que llegué a ver en artículos se veían bastante chidas, pocos años despues, para finales de los 90´s, en una Conque, editorial Toukan hizo la presentación de Ultrapato, que iba a ser publicada dentro en una línea de manga que tenían, a todo color y con buena distribución, eso fue bastante emocionante, ¡Hey, recuerden! Eran los 90´s, no había internet, y para alguien que vivía en provincia donde escaseaban las tiendas especializadas de cómic y a donde solo en los puestos de revistas era donde podías conseguir material para leer en la semana, esa era una muy buena noticia, ¡¡¡Cómic nacional!!!

Aparte era el tiempo donde sentía que tenía que apoyar al cómic mexicano (Ya no pienso eso, ahora solo apoyo al cómic que considero bueno, sea del país que sea) y la verdad es que la edición de Toukan estaba padre, Edgar Delgado escribía, dibujaba y coloreaba el cómic, en el arte lo ayudaba Enrique Martínez y en el color Francisco Ruíz-Velasco (Otra leyenda), en los siguientes números incluso me parece que ayudaron también gente muy talentosa como Oscar Carreño o Baltazar Cárdenas, todavía recuerdo que mi número favorito fue el 4, lleno de acción, y porque al final venía un minicómic de como se hacía un cómic al estilo Cygnus y señoras y señoras, aquí les va una revelación ¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!! Gracias a ese mini-cómic, aprendí a como colorear cómics, sí, tengo que admitirlo publicamente, allí mencionaban las medidas a las que había que reducir las páginas para colorearlas en determinado formato en photoshop y… ¡¡¡Comic prep!!! ¡¡¡Ja!!! años sin acordarme de ese programa, eran cosas que yo no sabía en ese momento, y allí me ven apretando todo en el photoshop, tratando de emular lo que hacían con el color en Ultrapato.

Ponían hasta como meterle los globos de texto al cómic, cosa que también debo admitir, siempre me he acomodado más en photoshop para hacer eso, pero hay mejores programas para llevarlo a cabo.

Pero ahora sí, a lo que nos truje chencha, la edición más reciente de Ultrapato, Ultraduck, por Arcana, platiqué con Edgar sobre como ha podido elevar su estilo de colorear, y de como se formó el estudio F, grupo de coloristas que trabajaron para practicamente todas las editoriales importantes gringas (DC, Marvel, Image, Dark Horse) y para las europeas (Les Humanoïdes Associés), al punto de que varios de quienes integraban ese estudio, ahora son ya nombres reconocidos en el campo del color digital, no se conformaron con dar simplemente color a los cómics, lo llevaron más lejos, a crear toda una atmosfera para una determinada escena, cuidando muchisimo las tonalidades y la luz, ubicando en lugares precisos las sombras y las texturas, neta, son verdaderos maestros en lo que hacen.

Como escribía, Arcana publica Ultraduck (Con los problemas que conlleva estar publicando en Arcana, pero como decía la nana Goya “Esa es otra historia”) en una edición bastante padre, con algunos problemas de impresión (Mi edición venía con la tinta azul un poco corrida, lo que hacía que se vieran unas tenues líneas azules sobre la página) pero que aun con eso te dejaba ver el impresionante arte de Omar Lozano, ¡Que bueno es este cuate! Dinámico a más no poder y muy limpio en su trazo, con unas secuencias verdaderamente épicas de las peleas entre Ultrapato y Ultragallo, Edgar Delgado escribe y colorea, ya sabemos que coloreando es de los meros jefes (Chequen sus tutoriales de color en la red)  pero la verdad es que escribe bastante bien, con muy buen ritmo, mucha acción en cada número, buenos cliffhangers y Humberto Ramos dibuja la primer secuencia, unas pocas páginas, pero es un gran plus.

Y pues nada, es un cómic muy disfrutable, la premisa va de Carlos, un tipo normal, errr… un pato normal, con broncas con la novia, que un buen día accidentalmente recibe unos guantes de poder junto con Horace Jackson, que era quien tenía los guantes originalmente y cuyo origen pertenece a un ente de otra dimensión lo que hace que ambos se transformen en Ultrapato y Ultragallo respectivamente, ambos con perspectivas de vida y moral muy diferentes, el cómic tiene mucho de Superman y de Shazam y es un agasajo ver sus páginas.

Siempre he admirado el movimiento de historieta que se hace en Monterrey, nombres que siempre se han preocupado por producir y que rara vez los vas a ver “discutiendo” como la raza del DF (Lamento por agraviar pero así es) gente muy talentosa como Salvador “El mudo” Vázquez, Carlos García Campillo, Rulo Treviño, Carlo Barberi, Francisco Ruíz-Velasco, Danny Pérez,  Oscar Carreño, Marte Gracia, el propio Edgar, y demas raza que seguramente ahorita se me escapan sus nombres, pero que son personas que tienen años haciendo cómics y que ves su trabajo y es lo que habla por ellos, existe una preocupación por mejorar, por hacer las cosas más profesionales, por subir el nivel y la verdad que es de agradecer, no podría calificar este cómic porque Ultrapato es un personaje al que le tengo cariño, pero chequenselo, vale la pena. 

Anuncios