Un ratón

enero 30, 2014

Estaba pensando aquí en el consul que solo me quedaba un día para escribir algo en el blog y que Enero del 2014 no se quedára en blanco, y pues que pasa algo hoy, les cuento…

Resulta ser que estaba viendo a mi última paciente cuando escuché que una chica gritó en mi sala de espera y al salir
la ví arriba de una silla, “¿Se le ofrece algo?” Pero el tipo que la acompañaba me dijo que era el esposo de la paciente
Melany, y como no tengo ninguna paciente Melany asumí que buscaban al Dr. de enfrente.

Al ratito escuchó que dicen mi nomre ¡Miguel! ¡Miguel!, y ya me asomo y era el Dr. de enfrente “Oye, se subió un ratón por las escaleras y creo que se metió a tu sala de espera” y y yo checando, pues debe de estar por aquí, afortunadamente mi sala de espera está separada del consultorio, así que solo podía estar detras del mueble de las revistas, me asomó por detras y sí, el ratonsote, agarro el mueble y ni supe como se lo azoté encima y prbrrudsss, despanzurrado…

Aquí la foto, y pues en fin, allí queda la historia del ratón.