Gracias selección

junio 29, 2014

Hoy la selección de futbol mexicana perdió 2-1 ante la selección de Holanda, pero no perdieron solo ellos, PERDIMOS TODOS.

Esa sensación de nudo en la garganta, de saber que tenías todo pero te quedas sin nada, ese sentimiento de vacío, como cuando estudias mucho para un examen y no pasas, cuando le confiesas tu amor a la chica que te gusta y no te corresponde, me acuerdo de niño emocionarme por seguir a los Bills de Buffalo y verlos en la final del Superbowl, la cual perdieron varios años seguidos, el rechazo de las niñas que me gustaban o el reprobar una materia tantas veces no han endurecido este viejo corazón, duele igual o más con los años, y encontrarte con ese sentimiento de desesperanza nuevamente no es nada grato, no señor.

Da gusto ver a la gente positiva, esa que RECONOCE el esfuerzo de los jugadores que lucharon en cada partido, y que sirvieron de inspiración para que uno de lo mejor de sí, porque para mí para eso es el deporte de las grandes masas, admiración por las jugadas geniales, por el esfuerzo, por la lucha de ser los mejores, lo mismo en las artes, te puede conmover, emocionar e inspirar una pieza musical o una ilustración, los detalles en una escultura o lo que le pase a un personaje en un libro, esos sentimientos son los que nos hacen SENTIR VIVOS, y DIOS, doy gracias por eso.

Del otro lado de la moneda está toda esa gente que siempre ve el lado negativo “Se enajenan viendo el futbol y no se dan cuenta que nos roban nuestro petroleo” ¿Nuestro petroleo?, JA, ¿De verdad alguna vez ha sido nuestro? Desde antes que yo naciera lo controla una compañía, y no veo de que manera el ver un partido que dura hora y media me va a quitar el tiempo para “DEFENDER MI petroleo”, me parece loable la preocupación de mucha gente por ello, pero descalificar a los demás porque no les guste un deporte me parece patético, como si fueramos incapaces de discernir entre un tema y otro, todos tenemos la suficiente inteligencia para darle espacios de tiempo determinado a ver como manejan al país, ver el futbol, estar al pendiente de los gastos de la casa y de nuestro trabajo, por solo mencionar algunas cosas, es de necios pensar que porque menciones que apoyes una idea, en este caso la selección, solo vas a tener ojos nada más para ello, y no me justifico, pero ¡Vamos! Escribir y compartir notas en las redes sociales de como te preocupas por el país no te hace un libertario, ni el poseedor de la verdad absoluta.

No tengo la respuesta de como terminar con el crimen, los robos y la desigualdad del país, es un tema demasiado complejo que exige soluciones que ya en teoría son difíciles de plantear y que llevadas a la práctica no aseguran una real y verdadera respuesta, pero SI SÉ una cosa, descalificar, obviar, y ser pesimista no va a ayudar en nada, pero INSPIRAR, plantar una idea en la cabeza de que podemos SER MEJORES en lo que hacemos, mentalizarnos de LUCHAR, de dar lo mejor de nosotros es lo que nos va a hacer sobresalir como individuos y por consiguiente como nación.

Por eso, por la inspiración, GRACIAS SELECCIÓN NACIONAL, jugaron muy bien, lucharon como guerreros, GRACIAS de nuevo.

Anuncios

Léon la Came

junio 21, 2014

De Chomet y De Crécy, me leí este número sin saber que formaba parte de una tetralogía, este de hecho es el tercer número y es muy popular en Francia, pues cuenta la histoiaa de una saga familiar, de esto me entero por lo que viene hasta el final del libro, porque en ningun momento te sientes como que estás llegando a la mitad de la película.

   La historía te presenta a los personajes y es redondita, ni siquiera queda en continuación, ¿De qué va? Es acerca del buen Gégé, un tipo regordete, que parece un poco retrasado, pero noble y de aparentemente muy buen corazón que está casado con Suzie, quién esta embarazada, y es minusválida, le hacen falta sus piernas, Gégé tiene una especie de “espectaculo” de teatro guiñol y cuyos principales “clientes” son los ancianos de su pueblo, los cuales tienen unos diálogos geniales y muy divertidos.

  SPOILERS!!!  Gégé también “habla” con sus marionetas, una de ellas es “su abuelo”. Pero la tragedia llega pronto y Suzie pierde al feto que crecía en su vientre, Gégé deprimido y desalentado por los fantasmas de su pasado, se dedica a leer un libro que “cayó” por error a sus pertenencias (el había pedido otro pero la hija del dueño de la tienda de libros le cambia el forro) el libro en cuestión es “El manual del saber ganar” y capitulo a capitulo va guiando a Gégé a ser “una figura de éxito” jajaja, pero todo bien satírico, nonono, bien divertido, escenas geniales, ¡Vamos! ¡Buenísimo! El dibujo tiene su ondita, la iluminación es muy realista pero el dibujo es algo… mmmm… realista pero exagerandolo hacía la caricatura, muy al estilo del cartón político, como sea, recomiendo este libro ampliamente, yo me voy a buscar los otros 3 de la tetralogía para ver como están. Es un 10.